«Están engullendo todo lo que puedan saber sobre ti y tratando de monetizarlo»


El pasado 1 de junio el consejero delegado de Apple, Tim Cook participó, a través de videoconferencia, en el evento EPIC’s Champions for Freedom, en Washington.

EPIC (Centro para la Información Privada Electrónica, en sus siglas en inglés) es una organización dedicada al estudio de los problemas emergentes relacionados con la privacidad y las libertades civiles en el entorno de internet.

Como participante de este tipo de evento es muy interesante conocer sus opiniones, que hacen reflexionar:

«Os hablo desde Silicon Valley, donde algunas de las compañías más importantes y exitosas han construido sus negocios animando a sus usuarios a ser complacientes con el uso de su información personal».

«Están engullendo todo lo que puedan saber sobre ti y tratando de monetizarlo. Nosotros creemos que eso está mal. No es el tipo de compañía que Apple quiere ser».

«Nosotros no creemos que [la privacidad] sea algo que tengas que intercambiar por un servicio que se supone gratuito, pero que en realidad acaba teniendo un coste muy alto. Esto es todavía más importante cuando almacenamos datos sobre nuestra salud, nuestro dinero o nuestras casas en nuestros aparatos».

«Creemos que el cliente debe controlar su propia información. Quizá te gusten esos servicios supuestamente gratuitos, pero no creo que merezcan tener tu email, tu historial de búsquedas y ahora incluso tus fotos familiares rastreados y vendidos para sabe Dios qué objetivos publicitarios»

«Si pones una llave debajo de la alfombrilla para la policía, los ladrones también pueden encontrarla»

También Luis Corrons, director técnico de PandaLabs comenta: «Ellos viven un poco de nuestra información y nos ofrecen sus servicios a cambio de que le facilitemos los datos. La privacidad no existe en internet hoy en día. Estás dando tus datos a muchas empresas voluntariamente. Los usuarios no son conscientes»

Por su parte, Eduard Blasi, especialista en derecho tecnológico, asegura que hay «una gran cantidad de servicios gratuitos que, en muchas ocasiones, no resultan tan gratuitos como tal. Efectivamente, no hay un pago económico pero, claro, todo servicio comporta unos gastos. Facebook y Google tienen unos gastos que tienen que sufragar, pero ¿de qué forma? A través de los datos personales en muchos casos». «Muchas veces si nos leemos detenidamente los términos y condiciones que aceptamos, muchos servicios no nos compensarían», opina este experto.

Y el jefe de computación del MIT Media Lab, Michail Bletsas comenta también: «Los medios sociales son muy importantes, pero en la mayoría de los casos no sabes dónde ponen los datos y ahí está la cuestión: tiene que haber acuerdos y contratos entre usuarios y proveedores de las redes sociales. Como usuario te debes dar cuenta de que cuando utilizas un servicio gratuito es porque tú eres el producto. Tiene pros y contras. Estamos en un periodo de transición. Tenemos que ser capaces de ver las compensaciones que hay y enseñárselas a la gente».